TODOS PARA UNO

Filed under: NOTICIAS SUELTAS

Todos para uno

El Vigo F.S. y el Vigo Sporting se fusionan con el IES Coruxo para formar un Ganomagoga con 20 equipos y aspirante al ascenso

armando álvarez vigo 11.07.2020 | 01:20

Javier Hernández, José Manuel Abalde y Miguel Comesaña, en la firma protocolaria de la fusión.

Javier Hernández, José Manuel Abalde y Miguel Comesaña, en la firma protocolaria de la fusión.

IES Coruxo, Vigo F.S. y Vigo Sporting se fusionan bajo la corteza institucional del primero. De la unión nace una entidad que dispondrá la próxima temporada de 20 o 21 equipos masculinos de fútbol sala, con alrededor de 250 jugadores; un proyecto con vocación de continuidad, que mezcla la vocación lúdica y pedagógica de sus escuelas con la ambición competitiva de una estructura que desemboca en el equipo de Tercera Nacional. «Estamos muy ilusionados», expresa José Manuel Abalde, presidente que es y será.

El Vigo F.S. fue el que antes nació del trío, en 1988. El IES Coruxo acumula quince temporadas de existencia. El Vigo Sporting, media docena. Cada uno se había especializado en un campo diferente. El Vigo se ha esforzado en situar su equipo sénior lo más alto posible. El IES Coruxo nació ligado al instituto, como actividad recreativa, aunque con un equipo juvenil pujante que pronto se instaló en División de Honor. El Vigo Sporting había apostado por la cantera de alto rendimiento, con representantes en máximas categorías gallegas.

Enfoques complementarios, por tanto, a los que se une una urdimbre de relaciones personales. Pachi Comesaña, que fue presidente del Vigo y es hoy directivo en su tradición rotativa, ejerció también como primer secretario en el IES Coruxo. Ambas entidades habían mantenido una relación de filialidad (los juveniles del Coruxo, con respecto al Vigo) durante las tres últimas temporadas. Javier Hernández, máximo responsable del Vigo Sporting, es jugador del Vigo como otros de sus entrenadores.

«Las directivas nos conocemos desde hace muchos años, somos todos apasionados del fútbol sala», detalla Abalde, que menciona un debate prolongado sobre cómo potenciar esta modalidad en tierras olívicas: «Aquí no se hacen las cosas bien, se intentó varias veces pero siempre pasaba algo. En el Vigo tenían bien trabajada la categoría a nivel nacional y nosotros, bien trabajadas las escuelas. El fuerte del Vigo Sporting estaban en el infantil, alevín y cadete de Ligas Gallegas». Porque ni siquiera Coruxo y Sporting se había solapado en categorías inferiores: «Ellos tenían base pero de competición élite, es el club que ahora mismo representa a la ciudad a nivel más alto. Pero al acabar cadete ya no tenían equipos. Nosotros, en cambio, no hacemos pruebas a ningún niño y llegamos hasta juveniles».

Así que la fusión no es producto de un instante de inspiración, sino de una maduración progresiva y casi natural. El proceso administrativo está casi completado. Cada directiva aprobó de manera unánime este paso en asambleas extrordinarias propias y en una conjunta. La Xunta ha dado su beneplácito igual que la Federación Gallega, que ha trasladado la preceptiva solicitud a la Española. El abogado Pablo Torras ha gestionado los trámites. Todo estará listo en la nueva temporada.

El IES Coruxo asume la continuidad institucional. La familia Abalde se mantiene al frente: él, presidente («soy la víctima mortal», bromea); su mujer, tesorera; sus tres hijos, secretario y vocales. José Manuel seguirá centrado en las escuelas. Miguel Comesaña, que comandaba el Vigo, hará de presidente de honor y controlará el equipo de Tercera; Hernández sostendrá las riendas de los equipos de Liga Gallega. El reparto equitativo concierne al escudo: a la gamela del Coruxo se unirán el jugador del Vigo y las cinco estrellas del Sporting. Como color, el blanco y rojo de la ciudad.

Serán en total 20 equipos: prebenjamín, benjamines A, B y C, alevin B, C, D y E; infantiles B y C; cadetes B y C; juvenil B; en lo alto de la estructura, los equipos alevín, infantil, cadete y juvenil de Liga Gallega, y los séniors local, provincial y de Tercera Nacional. El catálogo podría aumentar con un cadete de División de Honor, pendiente de descartes.

Todos ellos competirán bajo el nombre de Ganomagoga IES Coruxo. Porque la firma de maquinaria industrial se mantiene como principal patrocinador. El sostén del empresario Cándido González es compartido con otros miembros del clan, su hija María y su yerno Fernando Rolland, a través de las guarderías Lúa. «Nos dan un cheque en blanco. Nos ayudan desde hace muchos años. Y si lográsemos el ascenso a Segunda B con el sénior, Cándido ya nos ha dicho que lo asumiría él», celebra Abalde.

IMG_20200629_201825

Porque no se niega la aspiración de situar al primer equipo lo más alto posible si es sobre raíces fuertes: «Queremos ascender, pero de una manera sólida», anticipa Pachi Comesaña y Abalde añade: «A Vigo, después de tantos años de gente trabajando de forma independiente, le falta élite. No hay relevo generacional. Queremos trabajar a medio y largo plazo como en las escuelas de Lugo, O Parrulo… Al sénior siempre lo quiero mantener al menos en Tercera, que es una liga dura, donde los jugadores maduran. Y después ascender a Segunda B, pero siempre manteniendo esta estructura, que se autofinancia».

El IES Coruxo mantendrá su política de cohesión. «Invertimos mucho dinero en formación, les pagamos el carnet de entrenadores a nuestros jugadores y ellos educan a los chavales. Y trabajamos para que los niños vayan a ver los partidos», indica Abalde, que capitaneará una arquitectura interna con departamentos de psicología (Yaiza Comesaña), fisioterapia (Miguel Barreiro), relaciones externas (Pachi Comesaña), redes sociales y gabinete jurídico (Pablo Torras). «Tienes que delegar para que las cosas salgan bien», resume.

En cuanto a plantillas, no habrá más cambios que las mudanzas obvias por edad. «No vamos a dejar a nadie fuera, pero por el momento solo haremos renovaciones de los jugadores de los tres clubes. No queremos masificar», explica Abalde. Los principales entrenadores, desde Lucas González con los mayores, ya han sido renovados. El presupuesto está asegurado y al Concello solo tienen que pedirle más horas en pabellones. «Estamos agradecidos Siempre nos han abierto las puertas. Este es un proyecto para crecer a largo plazo», concluye Abalde.